Esta usted en:

Gastronomía


Conserva Baños, como un monumento culinario a las viandas que tienen el aceite de oliva virgen como principal ingrediente, el tradicional “cucharro”, que no es otra cosa que un “canto de pan” al que se le extrae la miga de pan, llamada “sopa”, con la punta de una navaja, llenando el “hoyo” que a modo de cuenco nos queda, con bastante aceite de oliva virgen, un poco de sal, un ajo restregado si se quiere, y el “churre” de un tomate maduro estrujado. Volvemos a colocar la “sopa” en el “hoyo” ya relleno e iremos dando cortes al pan con la navaja para ir acompañando de este modo ya sea un trozo de bacalao, una sardina arenque o un buen “tocino entreverao”, mientras que nos iremos ayudando con alguna aceituna “machacá”. Este plato, que no necesita de él para tomarse pues se come desde la misma mano, toma su nombre de la calabaza seca a la que se le hacía una brecha en la panza para trasegar vino o vinagre de una tinaja a otra.

Pero es la rica fauna cinegética de Sierra Morena la que enriquece y da variedad a la cocina de Baños, la llamada “carne de monte”, en los sabrosos adobos preparados con hierbas aromáticas de la sierra, y luego frita con aceite de oliva virgen, y donde el exponente gastronómico de mayor nombradía lo tenemos en el “venado a la bañusca”. Del campo y propio de cazadores es el conejo al ajillo, o el preparado en pleno campo sobre unas ascuas de jara y que por tal motivo recibe el nombre de “conejo al jarón”.

La romería de la Virgen de la Encina, en mayo, también tiene su plato festivo y tradicional como es el “rollo bañuelo”, hecho con una masa de carne picada y amasada con pan rallado que se rellena de jamón, tocino y huevo duro, y que se pasa por la sartén para dorarlo y luego se deja cocer en agua con vino.
 

Galería de imágenes




Ayuntamiento de Baños de la Encina

Información Legal | Accesibilidad